Síguenos: Segueix-nos: Follow us:

 
Recitales de ética y poesía

 

Tertulia de Ética y Poesia

Entrada libre y gratuita.
Fecha: 18 de Enero de 2019
Lugar: Pati Manning (ver mapa)



Este pasado viernes en la tertulia de Ética y poesía hablamos de ´La poesía como testimonio del horror´ recordando a Primo Levi en el centenario de su nacimiento. La muerte y la literatura han ido de la mano desde Scheherezade, la narradora principal de Las mil y una noches, hasta las últimas palabras de Tabucchi, dirigidas a su hijo en el que era su último relato, para dar sólo dos ejemplos. En nuestra tertulia, sin embargo, hablamos de un escritor, licenciado en Química, que no sabía que sería escritor y que las palabras le llegaron como necesidad, como una imperiosa necesidad para vencer el olvido y el horror. Contamos esta vez con la suerte de poder escuchar la poesía de Primo Levi en Italia, gracias a la participación de Francesca Idrali, a quien agradezco desde aquí también sus palabras comentando la pervivencia de Levi en Turín, y cómo se lo recuerda. Además de las intervenciones enriquecedoras de los tertulianos, cuando ya había acabado la tertulia, ante una tazas de chocalate caliente en aquella noche fría, Eileen, una tertuliana, nos habló de otro horror, el que vivieron en Argentina durante la dictadura de Pinochet, cómo se comunicaban los prisioneros, a partir de ruidos en las paredes para poder mantener aquel hilo de humanidad que los dictadores se han esforzado siempre en romper. En ´Si esto es un hombre´, Levi abría la primera novela de la trilogía de Auschwitz, precisamente con un poema, sobrecogedor, testimonio, un claro recordatorio de cómo no tenemos que olvidar nunca que más allá de las leyes, muchas veces injustas, están los hombres. Que el odio nunca es la solución, ni tampoco el olvido.

´Los que vivís seguros
En vuestras casas calentadas,
Los que encontráis al volver al atardecer
La cena caliente y caras amigas:
Consideráis si esto es un hombre,
Quien trabaja en el barro
Quien no conoce la paz
Quien lucha por un trozo de pan (...)

Primo Levi